PDF Imprimir E-mail

DOS PANADEROS ESPAÑOLES DESCUBREN NUEVAS RECETAS EN UNA PANADERÍA ARTESANAL EN BERLÍN

     

Marta y José Ignacio ya son viejos amigos del Programa Internacional de Intercambio de la UIB. Después de varias estancias en panaderías en Noruega, Bélgica y Holanda, eligieron como destino para el verano 2012 la capital alemana de Berlín.

La panadería Wiese cerca de Berlín participó por primera vez en el intercambio UIB. Es una empresa totalmente artesana de tercera generación, y cuenta con 35 empleados y aprendices. En esta panadería se fabrican panes y pasteles de alta calidad las veinticuatro horas. Aparte de las recetas estándares de la región, los clientes pueden encontrar muchas especialidades de la casa, tanto nacionales como internacionales.

Ya de antemano, el matrimonio español había expresado su deseo de trabajar en una panadería que fuera totalmente artesana y trabajara con tipos de harina que no se encuentran habitualmente en la producción española, como lo son el centeno y la espelta, así como gran variedad de semillas y granos. Querían aprender todos los pasos de la fabricación: desde la amasadura de las masas pasando por los largos tiempos de fermentación hasta las cocciones artesanales.

Marta estuvo encantada: “En la panadería Wiese, absolutamente todos los pasos de fabricación son cien por cien artesanos. Todos los productos, los panes igual que los pasteles, están hechos con materias primas de alta calidad y no tienen ni conservantes, ni colorantes, ni saborizantes ni ningún otro tipo de aditivos. Todo el sabor de los productos se consigue a través de los largos procesos de fermentación y la cocción artesana.”

"El horario de trabajo fue muy distinto al que tenemos en casa”, añadió José Ignacio. En la panadería Wiese, empezamos a la una de la madrugada. El Sr. Schultz y su equipo nos mostraron todos los pasos de nuestras tareas y así, durante toda la noche, amasábamos, cortábamos masas, formábamos hogazas y horneábamos los panes – todo a mano. A las 9 de la mañana nuestro horario laboral ya había terminado, lo cual nos dejó tiempo abundante para explorar nuestro entorno – yo lo pasé genial, porque siempre había deseado conocer los lugares históricos de Berlín y sus alrededores.”

Gran parte de sus excursiones hicieron con las bicicletas que habían puesto a su disposición y que también utilizaban para ir y venir del trabajo. Los fines de semana libres alquilaren un coche o fueron en tren para ver lugares más alejados

“Las tres semanas que estuvimos trabajando en la panadería Wiese pasaron volando. Con mucha pena cogimos nuestros bártulos y volvimos a España”, comentó Marta. José Ignacio añadió: “Antes de partir, nos quedó tiempo de mostrarles a nuestros compañeros cómo elaboramos nosotros en España las cocas de recapte, una de las especialidades de nuestra propia panadería en Lérida (base de pan con verduras frescas troceadas y horneadas con aceite de oliva).

El matrimonio de panaderos españoles recuerda  sus prácticas con mucho cariño. “Agradecemos al Sr. Wiese y a su grupo de trabajadores de panadería y pastelería la formidable estancia que nos hicieron pasar durante las tres semanas que estuvimos allí. Fue una vez más una experiencia inolvidable. "

El Sr. Wiese se alegró también de haber ofrecido este intercambio: „Ha sido una alegría tener el matrimonio panadero en nuestra empresa. Estaban muy interesados en todo y se integraron muy rápidamente en nuestro equipo. Ayudaban con todo y eran un apoyo en nuestro trabajo diario. Las „barreras del idioma“ se solucionaron con la ayuda de un diccionario y el trabajo práctico. Y también nosotros aprendimos muchas cosas sobre la panadería que Marta y Jose tienen en España y sobre el oficio del panadero en su país. ¡Nos gustó muchísimo la „pizza española“ que prepararon para nosotros! Todos esperamos que les hayamos podido enseñar cosas nuevas. Y a mis colegas del sector solo puedo recomendarles este Programa de Intercambio. Ha sido una experiencia estupenda.“ 

Marta y José Ignacio ya han hecho planes para el próximo año. "En 2013, nos gustaría ir a Francia, si es posible a otra panadería totalmente artesana porque es sencillamente donde más se aprende. Tenemos muchas ganas de conocer las especialidades, procesos de fabricación, fermentación y cocción de una Boulangerie-Pâtisserie típicamente francesa. “

 

   

                

 

  

   

Muchas gracias a Marta y José Ignacio por las fotografías y su colaboración en este artículo.